#hoysupe que el fútbol nació en China 😱

Pese a que en Europa el fútbol se atribuye a Inglaterra, distintas culturas del planeta, en diferentes épocas, contaron con su variedad de un deporte en el que se golpeaba con el pie una pelota. Aztecas y mayas practicaron el juego de pelota hace más de 3.500 años como un deporte sagrado. El historiador y geógrafo griego Heródoto de Halicarnaso describe en Los nueve libros de la historia que en el reino de Lidia (en lo que hoy serían las provincias turcas de Esmirna y Manisa), allá por el siglo V a.C., se jugaba a la pelota “para divertir el hambre” y “pasaban un día entero jugando a fin de no pensar en comer”. En Roma, se practicaba el Harpastum, con una pelota pequeña y grandes dosis de violencia. También con violencia, en la Antigua Grecia se practicó el Episkyros, donde competían por el balón dos equipos rivales, en algo más parecido al fútbol americano. Existen documentos que prueban que en Japón, al menos desde el siglo VII, se jugaba al Kemari, que consistía en tocar el balón con cualquier parte del cuerpo a excepción de brazos y manos y que a su vez, se basó en un deporte chino, el cuju (tsu’ chu) según la FIFA, el origen del fútbol que conocemos.

El fútbol en China

El fútbol en China

El cuju fue un deporte muy similar al fútbol que se practicaba hace, al menos, 2.300 años en China. La primera referencia a él que se ha encontrado data del siglo III, explican en la revista del Instituto Confucio. Se jugaba en un campo rectangular, con una portería en el centro del campo que “constaba de una red sostenida en unas cañas de bambú”, recuerda la FIFA y consistía en golpear con el pie una pelota de piel rellena de plumas hasta meter gol.

Se enfrentaban dos equipos de entre 12 y 16 jugadores. Había dos maneras de jugar al cuju: el Zhu Qiu, que se practicaba en actos de la corte, para celebrar importantes acontecimientos como el cumpleaños del emperador y el Bai Da, que era similar, pero sin portería y que durante la Dinastía Tang (618 – 907), gozó de gran popularidad, especialmente entre las mujeres.

En 2004, el expresidente de la FIFA, Joseph S. Blatter –que abandonó la presidencia en medio de un escándalo de corrupción— concluyó oficialmente que la cuna del fútbol era China. En concreto, la localidad del Linzi, en la provincia de Shandong, publicaba en julio de ese año el diario China Daily.