Hoy quiero contarte uno de los sucesos más importantes para la historia de Puebla, probablemente lo has escuchado y es la “Batalla del 5 de mayo”, ocurrida durante la segunda intervención francesa (8 dic. 1861 – 21 jun. 1867).

Todo comenzó cuando el presidente Benito Juárez decidió suspender el pago de las deudas contraídas con países extranjeros, como Francia, España e Inglaterra. Así que afectó los intereses de estos países, y decidieron enviar tropas a las costas mexicanas; no obstante, debido a las negociaciones diplomáticas y a la firma de los Tratados de La Soledad, el gobierno mexicano se comprometió a realizar los pagos correspondientes. Por ello Inglaterra y España abandonaron el territorio nacional, sin embargo el gobierno francés no cumplió con lo pactado en los citados tratados y comenzaron una intervención armada en México.

Así es como el 5 de marzo de 1862 arribó a Veracruz el General Carlos Fernando de Latrille, Conde de Lorence quien, sería el encargado de las tropas Francesas. Comenzaron entonces los primeros enfrentamientos el 19 de abril de 1862; las tropas francesas se prepararon para avanzar a la Ciudad de México, cuyo paso intentaron detener sin éxito en Acultzingo las tropas al mando del General Ignacio Zaragoza. 

Los franceses avanzaron a Amozoc, lugar al que arribaron el 4 de mayo. En este sitio Lorencez recibió información sobre el Plan de Defensa del General Zaragoza. 

Aquí es donde empieza nuestra historia y a las 9 de la mañana del 5 de mayo de 1862, con el disparo de un cañón mexicano dio inicio una de las jornadas más gloriosas de la patria. El mando francés se concentró en el Fuerte de Guadalupe. Las fuerzas de Zaragoza contaba con aproximadamente dos mil hombres, de los cuales muchos eran indígenas y guerreros de ascendencia mixta sin experiencia militar. 

La batalla, duró poco más de cinco horas; y como un dato curioso que es uno de los principales motivos de la victoria del ejército de Zaragoza es que fue en un día lluvioso y considerando que la batalla fue en un cerro, había infinidad de lodo y charcos, esto le dio una gran ventaja a los Zacapoaxtlas (grupo indígena poblano) que conocían de inicio a fin el cerro y tenían túneles a lo largo de todo el cerro, así es como pudieron sorprender a los rivales, ya que por momentos se les desaparecen y en cuestión de minutos se encontraban al otro lado del cerro y ellos podían andar hasta cuando llovía. Así es como el ejército Francés sufre una desventaja porque no conocían el cerro y con el lodo les era imposible movilizarse, imagínense a sus caballos intentando caminar por el lodo y ellos mojados con sus grandes armamentos y vestimentas.

Y así finalmente resultó en una defensa exitosa por parte del ejército mexicano que, a pesar de estar fuertemente superado en números y preparación; considerando que el ejército al ser en su gran mayoría grupos indígenas solo contaban con machetes y palos, lograron replegar a las fuerzas invasoras francesas que terminaron con 500 bajas. 

Este enfrentamiento es considerado como una de las mayores victorias del ejército mexicano, al haber derrotado con fuerzas inferiores a uno de los ejércitos más importantes del mundo. 

Así es como finalmente “Las armas nacionales se han cubierto de gloria” (Ignacio Zaragoza).

 

Por Diana.

 

hoysupe_batalladepuebla