#hoysupe sobre la gran epidemia de baile

¿Epidemia de baile? ¿Y que fue eso? ¿Una enfermedad acaso? Nope. Bueno, algo así.

Ocurrió en el año 1518, en el mes de Julio, en un lugar llamado Estrasburgo, al noreste de Francia. lmagínate una mañana común, después de tu rutina matutina. Mientras desayunas, te asomas por la ventana y ves a tu vecina bailando en la calle.

Pero no está bailando ”normal”, como en una fiesta, está algo rara, ya que su cara refleja demasiado sufrimiento. Se ve a leguas que tiene mucho dolor, que necesita parar, pero sus movimientos son desesperados y frenéticos. Sales a querer ayudarla pero sientes algo raro. Por más loco que parezca ¡quieres bailar con ella! Te dan muchísimas ganas de bailar a ti también, así que lo haces. Al principio es divertido, pero te empiezas a cansar, pero ¿qué crees? No puedes parar. Por más que le ruegues a tus piernas y brazos que se detengan, no puedes. De repente se empieza a unir más gente. Y la historia se empieza a repetir.

Epidemia de baile

Epidemia de baile

Esto no duró solo un día, duró un mes. Para el final del mismo ya habían alrededor de 400 personas bailando. El gobierno pensó que esta “epidemia” se podía quitar si los hacían bailar más (eso sucedió al principio del mes). Así que les pusieron hasta escenario, ¡incluso contrataron músicos! Muchísima gente murió. Murieron de derrames, agotamiento e incluso ataques epilépticos.

Pero, ¿por qué sucedió? Nadie lo sabe con exactitud. ¡En serio! No hay una causa exacta. Algunos creían que fue por el consumo del hongo del cornezuelo de centeno, que es la versión original de la droga LSD, pero esta idea fue descartada ya que esta droga causa lentitud en los movimientos.

La respuesta más aceptada fue la de la “histeria colectiva”, puesto que habían sufrido hambre y fiebre, ocasionando una psicosis masiva, pero nadie lo sabe con exactitud.

Ocurrieron sucesos semejantes después, pero este ha sido el mejor documentado.

Así que si de repente te dan ganas de bailar sin razón, ten cuidado 😉