Michelangelo Merisi, el Caravaggio.

#hoysupe que un día como hoy de 1610 la luz del maestro Caravaggio dejaba su cuerpo para extenderse en la eterna memoria de la historia del arte. Nadie como él dominó la luz y la sombra en estilos realistas para dar pie al barroco e influenciar de forma definitiva a los que vinieron después de él.

Su lenguaje visual del claroscuro era una clara alusión a su vida personal y así se acuñó el tenebrismo para siempre.

Hoy recordamos a Michelangelo Merisi, el Caravaggio, como uno de los más grandes que han pintado nuestra historia🙌🏼

Por eso aquí te presentamos, las que nosotros consideramos como las obras más importantes del Caravaggio.

 


Para conocer un poco más de Caravaggio, aquí un fragmento del sitio de Nat Geo.

EL ARTISTA DE LO OSCURO Y LOS EXCESOS

Michelangelo Merisi nació el 29 de septiembre de 1571 en la ciudad lombarda de Caravaggio, situada al este de Milán. Su padre trabajaba como administrador y arquitecto decorador para los Sforza da Caravaggio, una familia noble que vivía en Milán. Su madre, Lucía Aratori, pertenecía a una familia de ascendencia noble y adinerada. Tras la muerte del padre de Caravaggio a resultas de una peste que asoló Milán, el joven entró a trabajar como aprendiz del pintor lombardo Simone Peterzano en 1584. Finalizado su aprendizaje y, al parecer, en un viaje a Venecia, conoció las obras de Giorgione –que Caravaggio fue acusado de plagiar– y de Tiziano. Según su biógrafo, y por un retrato del propio Caravaggio que se perdió, éste llegó a Roma en 1592: “Desnudo y extremadamente necesitado, sin una dirección fija y sin provisiones… además corto de dinero”. Contactó con Giuseppe Cesari, el “pintor de flores y frutos” de la cámara del papa Clemente VIII, quien le ofreció trabajo en su taller de pintura. Allí Caravaggio pintó varios cuadros entre los que destacan Muchacho pelando fruta, su primera obra conocida, Cesto con frutas y un supuesto autorretrato que tituló Baco. Lee el artículo completo aquí.